VIVIENDA UNIFAMILIAR EN TALAMANTES

VILLA HERRERA

Ubicación: Polígono 3 parcela 2, Talamantes (Zaragoza)
Promotor: Particular
Fecha: Agosto de 2012

12345678910111213141516D:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDID:DESPACHO0909PROYECTOSUNIFAMILIARESVU_01_2009_TALAMANTESDI

La parcela se encuentra en el único área urbana por explotar de la localidad, las antiguas eras de pasto y cultivo. En la actualidad ninguno de las parcelas anexas se encuentra edificada, si bien a este y sur las parcelas anexas podrían poseer edificación residencial en un futuro. Al recibir el encargo por parte del cliente se parte de dos premisas irrenunciables: Ha de comportarse como gran panóptico que mantenga a su vez una relación constante con su entorno, el parque natural del Moncayo, las peñas de Herrera y Talamantes, sin con ello renunciar a la privacidad de la vida familiar. La vivienda se articula bajo cuatro poliedros irregulares que sostienen un panorama circular. Este último es rematado por una linterna que introduce la luz cenital al interior. El cuerpo que da acceso a la entrada peatonal se retrae hacia el interior permitiendo su identificación desde el exterior. Éste contiene las escaleras que dan acceso a las plantas superiores. Los portones abatibles 180 º ubicados en la planta baja permiten crear un espacio de relación con la vecindad y el resto de la parcela, quedando parcial o totalmente cerrado ateniéndose a las necesidades de cada momento. Una alberca introduce de manera constante la luz en la planta baja, buscando el juego de los reflejos del agua en los distintos paramentos. Al acceder a la planta primera se da paso al estar de la vivienda, un espacio a doble altura de geometría circular desde donde se da lugar a las distintas estancias de la planta, y bañado constantemente por la luz cenital. Desde éste se pueden visualizar todas las estancias de la vivienda a la vez que todo el entorno exterior, velándose parcialmente las fachadas este y sur de la edificación mediante una celosía cerámica. Al acceder a la planta segunda, el descansillo de la vivienda es tratado como un espacio de contemplación y lectura. La planta segunda se articula por y mediante el hueco que conforma la doble altura y el lucernario del edificio. Dos miradores a este y a sur se asientan como espacios de relación entre los dormitorios y el resto de la vivienda. La piedra de calatorao , el vidrio, y la cerámica, bien mediante ladrillo viejo o bien mediante celosías cerámicas de tres tonalidades terrosas, fruto de la colaboración con Antoni Cumella, conforman los cerramientos del edificio. La cubierta es rematada por un gran dintel, que oculta una cubierta invertida impuesta. Este cose los distintos cuerpos que componen el edificio confiriéndole un carácter unitario y reconocible.

Anuncios